viernes, 5 de agosto de 2011

Leonardo Da Vinci planteó antes que Copérnico la Teoría heliocéntrica

Jesús, ¿es el Sol o es la Tierra?

La Teoría Heliocéntrica fue planteada formalmente por Nicolás Copérnico, en 1.542, pero entre 1.495 y 1.497 Leonardo Da Vinci parece haberlo expuesto en su mural: "La última cena".
Lo hace mediante metáforas pictóricas.
La "Cena" plantea la traición de Judas por dinero.
Leonardo está planteando la traición de la Iglesia hacia Cristo, por dinero, por manipular las mentes, por imponer sus dogmas.
1. Los movimientos celestes son uniformes, eternos, y circulares o compuestos de diversos ciclos (epiciclos).
2. El centro del universo se encuentra cerca del Sol.
3. Orbitando alrededor del Sol, en orden, se encuentran Mercurio, Venus, la Tierra y la Luna, Marte, Júpiter, Saturno.
4. Las estrellas son objetos distantes que permanecen fijos y por lo tanto no orbitan alrededor del Sol.
5. La Tierra tiene tres movimientos: la rotación diaria, la revolución anual, y la inclinación anual de su eje.
6. El movimiento retrógrado de los planetas es explicado por el movimiento de la Tierra.
7. La distancia de la Tierra al Sol es pequeña comparada con la distancia a las estrellas.

jueves, 4 de agosto de 2011

El Zodíaco de los Apóstoles

MBhttp://www.proyectopv.org/2-verdad/zodiacoapost.htm

El interés de Leonardo por la astronomía se manifestó en Milán, cuando pintó el mural de "La última cena" entre 1.495 a 1.497. (Refectorio del monasterio de Santa Maria delle Grazie, Milán).
Sus inquietudes científicas lo llevaron a reanalizar el Almagesto del egipcio Ptolomeo. El Almagesto retoma a grandes líneas la visión aristotélica del mundo físico, con los mismos dogmas y principios: dicotomía Tierra/Universo, inmobilidad de la Tierra, etc.
Leonardo tenía una mente formidable, y llega 20 años antes a la misma conclusión de Copérnico: el Sol, y no la Tierra, es el centro del universo.

En su pintura "La Última Cena" asoció a los doce apóstoles con los doce signos del zodíaco, o sea, con las doce constelaciones que se suceden durante un año. Hace un estudio astrológico y a cada apóstol le adjudica un signo. El apóstol relacionado con cada signo muestra su carácter típico inscrito en el rostro.
Además, los apóstoles están divididos en cuatro tríadas, como las estaciones del año.

Se dice que en el centro del fresco, Jesús representa al Sol.
Para descifrar esta obra hay que tener presente la llamada Ley de los Opuestos, cuya primera regla establece que los signos zodiacales siguen una sucesión inversa al sentido de las agujas del reloj. De derecha a izquierda el cuadro empieza con Simeón (Aries) y acaba justamente con Bartolomé (Piscis).
Siguiendo dicha ley, a cada signo corresponde otro en una posición diametralmente opuesta.

Esta unión entre un elemento celeste y una figura terrestre configura el Cenáculo: una suma del saber astrológico de la época y un poderoso símbolo de la comunión mística, al crear un todo armónico entre el cielo y su reflejo en la tierra, siguiendo las ideas mágicas difundidas en el siglo XV por Marsilio Ficino al traducir obras como el "Corpus Hermeticum" y "Los misterios de los egipcios", de Jamblico, que recogían la cosmovisión de la Gnosis de sus fuentes originales, situadas en el antiguo Egipto. Otra obra de notable interés hermético, examinada por el investigador Luigi Pentasuglia, es "San Juan en el desierto".

martes, 2 de agosto de 2011

Los 10 mandamientos

Los 10 mandamientos no fueron dictados por 'Dios' a Moisés; éstos ya figuran en el Libro de los Muertos egipcio.